El escritor encuentra la verdad en el silencio, ¿te atreves a escucharlo? El mejor modo de que el escritor transmita verdad es que comunique verdad. Es una afirmación simple que parece conducir a un acto igualmente simple, pero no es así. Contar tu verdad requiere de un acto previo de concentración en los pensamientos propios. A través del mismo lograrás llegar a la raíz de cada pensamiento, a la fuente de cada sentimiento; y solo así serás capaz de transmitirlo con toda tu verdad.

El silencio es el compañero necesario del escritor. El escritor comienza a dibujar en su cabeza aquello que plasmará en palabras al culminar el proceso.

El silencio es el compañero necesario del escritor. El escritor comienza a dibujar en su cabeza aquello que plasmará en palabras al culminar el proceso.

El escritor comienza a dibujar en su cabeza aquello que plasmará en palabras al culminar el proceso

El acto de escribir, en contra de lo que la mayoría de las personas suele pensar, no consiste en sentarse ante el papel o ante la pantalla del ordenador para dejar que fluyan las palabras. Comienza y se desarrolla desde mucho antes, desde el momento en el que algo hace saltar una idea. A partir de ese momento el escritor comienza a dibujar en su cabeza aquello que plasmará en palabras al culminar el proceso. (En otra entrada hablaré algo sobre el mismo).

Durante el mismo, el escritor está obligado a ahondar en sus pensamientos, a rebuscar dentro de su ser los recuerdos que conduzcan a identificar las situaciones y sentimientos por los que hará pasar a los personajes, que son a la postre los mismos que ha de transmitir al lector y buena parte de su dificultad de encuentra en que encontrará cosas que no le gustan, tanto de su vida (recuerdos tristes o desagradables), como de su mismo modo de ser.

Para lograrlo ha de fundirse en el silencio de su mente

Al hablar de silencio, no me refiero de manera estricta a la ausencia de sonido, pues cada cual encuentra su silencio de un modo diferente. En mi caso, me ayudan a encontrarlo actividades como pasear a solas, escuchar música o sentarme a observar a la gente.

No es sencillo atreverse al silencio, requiere de valor y de sinceridad. El acto de escribir supone desnudarte por completo ante los demás, exponer tu alma, tus pensamientos más profundos. Estar dispuesto a aceptar de buen grado las críticas, pero es necesario hacerlo y además es sano para la mente.

Existen terapias basadas en la escritura. Ayuda a enfrentarse a los miedos y a conocerte a ti mismo con la distancia necesaria para poder analizarte desde una perspectiva más fiable. Sucede algo similar a la sensación de escuchar nuestra voz en alguna grabación. Estamos acostumbrados a escucharla desde dentro y cuando lo hacemos en un audio grabado nos cuesta reconocernos. Es algo que todos hemos experimentado.

Ahora te vuelvo a preguntar, ¿te atreves a enfrentarte a tu silencio para encontrar tu verdad?

© José Luis López Recio

Comparte con tus contactos...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone